El Villarreal B aprende la lección

El Villarreal B comprobó ante el Maccabi la diferencia que hay entre competir en 2ªB y en la Europa League. Por mucho que la juventud acentúe el valor, aunque marche segundo en su liga o pese a que se reforzara con algunos expertos. Las categorías, los callos y los trienos siempre tienen su peso. Los cachorros de Calleja compitieron con dignidad, pero al inicio se mostraron demasiado tímidos y al final, con el 0-1 de Blackman, les pesó hasta la desconocida intensidad. Era de esperar. No es lo mismo integrar a uno o dos canteranos en un grupo de hombres ya hecho, como vemos a diario en Liga, que decirle a tu filial que imite al primer equipo. Este Submarino B tiene futuro, pero ahora mismo es más verde que amarillo.

Más allá de ir concienciando a la cantera y del resultado, anecdótico con uno líder y el otro eliminado, el partido tuvo una sorpresa nada más conocer las alineaciones. Asenjo fue suplente contra pronóstico cuando se esperaba lo contrario por la falta de rodaje del recién incorporado. La decisión de Calleja privó al respetable de ver cómo está a estas alturas el internacional pero, sobre todo, pareció indicar que el domingo, en otra final ante el Barça, el palentino recuperará sus galones junto al resto de pilares que guardaron reposo. De confirmarse, Barbosa tendrá que conformarse con su ejemplar remontada estos meses desde su puesto de tercer portero y con el reciente premio de la renovación.

Con él a los mandos, al Villarreal le costó mucho entrar en el partido, adaptarse al ritmo del profesionalismo y recordar que las oportunidades no sobran. Comenzó ordenado, aunque sin saber romper líneas en ataque. La edad media de poco más de 20 años pesaba. Adrián Marín y Soriano, dos de los veteranos de campo junto a Rukavina, intentaban tirar del carro sin éxito. Al primero le costó llevarse bien con el balón y arriesgó en dos cargas dentro del área. El italiano sencillamente ha perdido el duende. Aun así, a pesar de que ni tiró entre los tres palos, el Maccabi no le ponía en aprietos. Babin, a balón parado, fue la única amenaza.

La salida del segundo tiempo fue otra. El Villarreal, ya sin los nervios del principiante y con el descaro que otorga la adolescencia, se lanzó a por el Maccabi. Mario González dio el primer aviso fallando a puerta vacía un regalo de Chuca desde la banda. Su socio en ataque, Darío, dio otro susto a Rajkovic. Pero no fue sólo el Villarreal el que cambió su cara. El Maccabi también se soltó sin nada que perder. No quería pasar a la historia como el único equipo que no ha marcado ni un solo gol en la fase de grupos y lo logró. Micha conectó en el 60’ con Blackman al encontrar una grieta en el centro de la defensa. El ariete batió por bajo a Barbosa y dio por fin una alegría a Jordi Cruyff en Europa y a la numerosa afición israelí que apoyó al equipo en directo. El Villarreal volvió entonces a las andadas. Soriano acabó siendo sustituido y fueron desfilando más chavales como revulsivos. El resultado no cambió: Darío tuvo el empate de nuevo, pero le faltó el temple para definir que sólo dan los años.

Escudo/Bandera Villarreal

Europa League

*Datos actualizados a fecha 7 de diciembre de 2017


www.5minutos.org | Noticias de Fútbol cada 5 minutos | Copa Mundial Rusia 2018 | Eliminatorias Copa Del Mundo | Noticias de Fútbol | Mercancía Oficial | Fuente: https://as.com/futbol/2017/12/07/uefa/1512676722_352869.html#?ref=rss&format=simple&link=link


SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA